1

Visión general de la cirugía reconstructiva

Apostamos por la tecnología para mejorar nuestros tratamientos y cirugías.

Utilizamos la Cirugía Reconstructiva en todas aquellas situaciones en las que haya pérdida de sustancia como:

  • Cirugía Oncológica: es la principal indicación
  • Grandes Traumatismos
  • Infecciones
  • Pérdida de sustancia (Quistes. Tumores odontogénicos)
  • Artropatia ATM
  • Cirugía Craneofacial

Con soluciones basadas en

Diferentes tipos de injertos:

En implantología, cuando no existe hueso, podemos emplear hueso propio del paciente o usar mineral óseo capaz de producir la formación de hueso.

  • Injertos (piel, mucosa, cartílago, hueso etc.)
  • Auto injertos.
  • Isoinjerto: Ind. genéticamente idénticos

Consiste en transferir tejidos de una parte del cuerpo a otra que está mortificada o lesionada. Su función es cubrir (para lo que se usará piel), rellenar (se utilizará grasa), conectar (emplearemos nervio), o dar soporte (pondremos hueso).

  • Prótesis y epítesis
  • La utilización de técnicas como el levantamiento de seno.
  • Colgajos: tejidos que aportan su propia vascularización

Hacemos la regeneración ósea por osteoinducción o sea por estimulación de la osteogénesis. Además de este proceso de crecimiento del hueso, aplicamos proteínas inductivas como el hueso autólogo, el PRFC y sustancias polipectídicas como la BMP para acortar plazos para la colocación de implantes dentales.

Con la cirugía reconstructiva hacemos viable cualquier solución que necesite nuestro paciente.

La Innovación en la Cirugía Reconstructiva

doctor-salmeron

  • Los avances en la tecnología informática de las diferentes técnicas de imagen como la tomografía computarizada, las imágenes por resonancia magnética etc. así como su rápida introducción en la práctica odontológica han creado nuevas posibilidades en la cirugía reconstructiva y de sustitución de tejidos.
  • La posibilidad de ver las cosas como son en tres dimensiones, nos ha permitido poder planificar mejor nuestras intervenciones, conseguir resultados más predecibles y finalmente, conseguir comunicarnos mejor con nuestros colaboradores y pacientes.
  • La planificación tridimensional es esencial en la Oncología, la Cirugía Ortognática y la Implantología.
  • En estas áreas siempre hemos planificado en dos dimensiones para tratar un problema tridimensional, de manera que trazábamos predicciones sobre papel o sobre una radiografía simple.
  • Pruebas de imagen como la resonancia magnética o la tomografía computarizada nos permiten hoy estudiar las estructuras anatómicas como son, en altura, anchura y profundidad.
  • En los últimos diez años hemos conseguido, gracias a desarrollos informáticos, elaborar dispositivos para trasladar lo planificado al paciente real.
  • Nos ayudamos de impresoras 3D que copian las imágenes del escáner en materiales flexibles como la resina epoxi. Obtenemos así modelos estereolitográficos, férulas y guías que podemos utilizar en la cirugía real.
  • Por ejemplo: si un paciente presenta un tumor mandibular, podemos “operar” la mandíbula en el escáner y generar unas guías de corte que, empleadas en la cirugía real, nos informarán de dónde y con qué angulación debemos hacer las secciones de la mandíbula.
  • Finalmente, si queremos informar a los pacientes para que sean capaces de ver qué es lo que vamos a hacer, los sistemas de planificación tridimensional nos permiten mostrarles en la pantalla del ordenador el procedimiento, además nos permiten colaborar con otros profesionales que están en cualquier parte del mundo.