enfermedad-peridontal-clinica-sp-dra-coto

Cómo tratamos la enfermedad periodontal

Todos nuestros pacientes reciben un tratamiento personalizado.

Aplicamos las técnicas más avanzadas para su estudio y evaluación:

  • Sondaje periodontal.
  • Estudio Radiológico.
  • Estudio microbiológico y genético.

Eliminamos la placa:

  • Curetajes y alisado radicular
  • Limpieza ultrasónica con vaporización
  • Enseñanza de técnicas de higiene oral

La manipulación se realiza en condiciones de total ausencia del dolor.

Mantenimiento en la enfermedad periodontal

Una vez concluido el tratamiento periodontal es necesario establecer un calendario de revisiones.

Las revisiones garantizan tener controlada la enfermedad periodontal a largo plazo porque puede recidivar. Su frecuencia depende de cada caso; como orientación entre tres y seis meses.

No hay que confundir las revisiones periodontales con limpiezas bucales.

En los casos en que la enfermedad esté muy avanzada, aconsejamos

  • cirugía periodontal básica,
  • cirugía de regeneración periodontal,
  • y cirugía estética periodontal.

Mejoramos la estética gingival y recuperamos la sonrisa aplicando técnicas con garantías, fundamentalmente:

  • Alargamientos dentales estéticos.
  • Corrección de la sonrisa gingival.
  • Alineación de márgenes gingivales.
  • Técnicas para cubrimiento radicular y/o aumento de reborde alveolar.

enfermdad-periodental-clinica-sp

Qué es la periimplantitis

Con la introducción de los implantes en la odontológica habitual, ha aparecido una nueva patología inflamatoria relacionada con los tejidos de soporte que puede llevar al fracaso de los implantes.

La presencia de microorganismos sobre la superficie de los implantes dentales ocurre rápidamente tras la exposición a la cavidad bucal, pudiéndose producir la periimplantitis y otras enfermedades periimplantarias como la mucositis periimplantaria.

Cuando existe, es recomendable la extracción del implante.

En Clínica SP actuamos para la detección precoz de la patología periimplantaria y trabajamos anticipadamente para evitar, en lo posible, la pérdida ósea y la pérdida implantaria.